¿QUIÉNES SOMOS?

Somos religiosas de vida apostólica, es decir, mujeres ‘seducidas’ por Cristo y comprometidas en su seguimiento, en un camino pascual de muerte y resurrección.

‘Seducidas’ por el amor de Cristo y habiendo dejado todo para seguirlo, nuestra vida encuentra su unidad en la entrega gozosa y sin reserva al servicio de nuestros hermanos y hermanas”.  Constituciones 89.

Pertenecemos a la familia ignaciana.

Las corrientes espirituales del siglo XVII, particularmente de San Francisco de Sales y de la Escuela Francesa, influyen y colorean nuestra espiritualidad.

La pedagogía ignaciana pone a nuestra disposición medios para crecer en la fe y el amor.

Hermanas de San José de Lyon,

«En seguimiento de Cristo, estamos llamadas por el Espíritu a acoger el Amor Trinitario presente en el mundo y anunciarlo entre nosotras y entre todos los hombres y las mujeres.» (Const. 3).

Enraizadas en el misterio trinitario, las Congregaciones de San José tienen por misión « tender a procurar la doble unión total de los hombres entre ellos y con Dios»  (cf. Carta Eucarística. n° 29).

La Eucaristía, «misterio de unión y perfectamente unificador» (Carta E. n°28), modelo y fuente de nuestro amor por Dios y por el prójimo, nos permite acoger el don de la unidad, vivirlo entre nosotras, en comunidades fraternas, y con el «queridoprójimo» (Carta E. n°29).

Mujeres de relación, a través de la humildad, la escucha, el respeto al otro/a, la sencillez, la cordialidad, tratamos, ahí donde estamos, de tejer lazos para facilitar la reconciliación.

En la realidad de los diversos países donde nos encontramos el Espíritu Santo nos concede el don de vivir, en Iglesia, nuestra misión de comunión.

ORIGEN Y EVOLUCIÓN

La Congregación de San José nació en Le Puy en Velay, Francia, en 1650, en respuesta a la situación de guerra, hambre, injusticia social, etc. Es una de las primeras congregaciones femeninas en ser reconocida legalmente como congregación religiosa apostólica, gracias a su fundador, el Padre Jean Pierre MEDAILLE y al Obispo Henri de MAUPAS, Obispo de Le Puy en Velay.

Durante sus misiones en la región central de Francia, el Padre Médaille se encontró con algunas «viudas y jóvenes» que no se sentían atraídas por la vida religiosa de clausura pero que querían consagrarse a Dios y servir a su prójimo. Ellas son: Françoise Eyraud, Claudia Chastel, Marguerite Burdier, Anna Vey, Anna Chaleyer y Anna Brun.

Para ellas y con ellas, el Padre Médaille concibió el proyecto de una nueva Congregación. Rápidamente las Hermanas fueron más numerosas y vivieron en pequeñas comunidades, sin ningún signo distintivo, comprometidas en todas las obras de misericordia, tanto espirituales como corporales.

La Revolución Francesa (1789-1794) dispersó a la Congregación. Después de la Revolución, algunas comunidades se reagruparon y formaron nuevas Congregaciones.

La Hermana San Juan Fontbonne, después de haber sido encarcelada y liberada, fue llamada a Saint Étienne en 1808 para acompañar a 12 mujeres que querían ser religiosas y las formó en la espiritualidad de las Hermanas de San José. Muchas otras jóvenes se unieron a ellas.

La Madre San Juan fue llamada a Lyon, donde estableció la Casa Madre.  Las comunidades se multiplicaron, dando a luz a nuevas Congregaciones en Francia y en el extranjero. Las hermanas responden a una amplia gama de servicios.

A principios del siglo XX, las leyes de secularización en Francia, así como las peticiones de diferentes países, llevaron al envío de Hermanas a: Inglaterra, Armenia, Bélgica, Canadá, Egipto, Estados Unidos, Grecia, India, Irlanda, Líbano, México y Suiza.

Más tarde, animadas por el Espíritu del Concilio Vaticano II (1963-65), las Hermanas trataron de responder a las necesidades urgentes de África Occidental y las Congregaciones de San José trabajaron de forma conjunta.

En 1996, las Congregaciones de Bourg y de Burdeos se fusionaron con San José de Lyon.

En colaboración con otras personas, trabajamos por la unidad y la reconciliación, viviendo la llamada del Evangelio: «Que todos sean uno», para la vida del mundo.

single video

Contactez-nous
close slider