- En 1996

Las Hermanas de San José de la Región Anglo-Irlandesa y las Hermanas de San José de Burdeos, se unieron a las Hermanas de San José de Lyon.

Como Hermanas de San José estamos comprometidas en nuestros apostolados y somos responsables de la misión que nos ha sido confiada. Donde quiera que estemos, debemos manifestar nuestro amor a todas las personas, a través de nuestro interés por ellas, nuestra entrega y nuestra participación.

Sobre todo, estamos comprometidas en el trabajo pastoral, y la hospitalidad es un punto fuerte en nuestra vida y en nuestras comunidades. Organizamos retiros personales o en grupo y preparamos a jóvenes y a menos jóvenes a recibir los sacramentos.  Propiciamos lugares eclesiales donde las personas pueden venir, sentarse y gustar la presencia del Señor en un contexto inhabitual.

Visitamos, en su domicilio, a personas mayores y a aquéllas que no pueden salir de su casa; vamos a asilos de ancianos; en todas partes tratamos de dar apoyo, alegría, escucha y llevamos la Sagrada Comunión a quienes la solicitan.

La capellanía católica, en la universidad o en el ejército, es también una parte importante de nuestra misión, así como el apostolado al lado de las personas que renuncian a la prostitución o a la droga. No olvidamos a los que no tienen casa, sobre todo si tienen necesidad de ser escuchados o de ser apoyados en algo.

Otro ministerio importante: visitar a nuestras Hermanas mayores y enfermas en las casas donde se encuentran y mantener la comunicación con ellas.

El ecumenismo es una parte importante de nuestro apostolado, así como la ayuda a diferentes organizaciones caritativas, sobre todo cuando colectan fondos.

Nuestros Asociados viven de nuestro carisma en su vida cotidiana y tienen encuentros regulares para intercambiar y rezar.

Todas estas formas de apostolado nos permiten vivir el amor inclusivo entre nosotras, con los demás y con Dios.

Contactez-nous
close slider