Egipto

Egipto está situado en África. En el crucero de tres Continentes, es un punto de unión entre el Oriente y el Occidente.
Sobre un millón de Km.2, se extiende un inmenso desierto; solamente el 4% del territorio representa un valle fértil gracias al majestuoso río Nilo

Las civilizaciones milenarias se han ido sucediendo: faraónica, cristiana (copta), griega, islámica, de aquí la gran importancia del turismo en Egipto. pesar de que fue evangelizado por San MARCOS, martirizado en Alejandría, Egipto cuenta solamente con el 12% de Cristianos; la mayoría son Copto-Ortodoxos. Los Católicos y los Protestantes son minoritarios. Existe una rica diversidad de Ritos orientales, además del latino.

Nuestro Carismade reconciliación y de unidad es solicitado sin cesar en este contexto, sobre todo en este momento en que el pueblo egipcio busca caminos para un régimen democrático, el cual se anuncia, con un tinte fundamentalista islámico.

En 1907


Nuestra Congregación respondió al llamado de los Padres Jesuitas, para la educación de jóvenes mujeres en el Alto Egipto.

Las Hermanas estuvieron en Guirga, Abou – Tig , Mallawi. El clima difícil y las condiciones rudimentarias de vida causaron la muerte de una Hermana joven de 26 años. No obstante, “el grano que cayó en tierra dio fruto…”

En 1911

las Hermanas se instalaron definitivamente en Minia, a 248 km al sur de El Cairo. Desde entonces ellas trabajan en el campo de la educación a través de las escuelas, pero también en el cuidado de los enfermos, la promoción de la mujer…, dando servicio en los pueblos vecinos.

De 1913 a 1926

Una segunda comunidad se hizo cargo de un pequeño Colegio de los Padres Jesuitas en El Cairo.

En 1959


llega la primera vocación egipcia, después de haber hecho su Noviciado en Lyon, Francia. Otras vocaciones la siguieron. En ese tiempo, Egipto, era, sin duda, la comunidad más internacional de la Congregación (8 nacionalidades: francesa, libanesa, siria, estadounidense, mexicana, italiana, polonesa y egipcia).

1978

El 15 de octubre de 1978 se abrió el noviciado en Minia, lo que animó a otras jóvenes egipcias a formar parte de la familia San José.

Actualmente, un grupo de 16 Hermanas egipcias trabajan en el inmenso campo del Señor, en múltiples actividades: educación escolar, catequesis, formación teológica, acompañamiento de enfermos y de personas mayores, formación de jóvenes, pastoral parroquial, diálogo interreligioso, acompañamiento de retiros…, en colaboración con las diversas parroquias y otras instituciones como Cáritas, el Instituto de Teología y Catequesis, la Asociación del Alto Egipto para la Educación y el Desarrollo, el Secretariado de Escuelas Cristianas, etc.

EGIPTO es un país de acogida desde los primeros tiempos de la Biblia, sobre todo, refugio para AQUÉL que Herodes perseguía…

«Bendice a mi pueblo, EGIPTO» (Is 19, 24)